Sábado, 17 Febrero 2018
  • MICSE
  • MEER
  • INER

AGENDA

PARTICIPANTES

PRESENTACIONES

ENLACES

Justificación

La evaluación de la sostenibilidad de políticas, procesos, productos y actuaciones exige abordar este concepto en profundidad, evitando una visión fragmentada mediante la aplicación del Enfoque de Ciclo de Vida (ECV), forma de análisis que va más allá del enfoque tradicional para incluir impactos ambientales, sociales y económicos a lo largo de todo el ciclo de vida. En el sector industrial, adoptar un ECV significa ir más allá del enfoque más tradicional y reducido de la fábrica: el ciclo de vida de un producto empieza en la extracción de la materia prima de sus fuentes naturales en la tierra y la generación de energía y comprende todos los procesos (transporte, producción, empaquetado, distribución, uso, mantenimiento, etc.) hasta el eventual reciclaje, reutilización, recuperación o eliminación final.

El Ministerio de Electricidad y Energía Renovable y el Instituto Nacional de Eficiencia Energética y Energías Renovables han desempeñado un papel clave en la difusión del Enfoque de Ciclo de Vida como enfoque prioritario transversal para enfrentar los retos que representan los cambios tecnológicos. La salud de la economía en el largo plazo está inevitablemente supeditada al mantenimiento de la resiliencia y la integridad ecológica de los ecosistemas que la engloban: el desarrollo económico y social dependerá en el largo plazo del adecuado mantenimiento de los sistemas ecológicos que los sustentan, y que constituyen el capital natural del planeta, defendiendo una idea de sostenibilidad como viabilidad ecológica, y de desarrollo sostenible como buena vida dentro de los límites de los ecosistemas.

Resulta innegable que los esfuerzos de cara a promover prácticas más respetuosas con el entorno han de ser abordados de manera urgente y con rigor científico, generando la información que permita identificar los diferentes impactos ambientales que se producen a lo largo del ciclo de vida de los procesos y actividades, desde que se extraen las materias primas hasta la disposición final, pudiendo abordar así el análisis del comportamiento ambiental global de las actuaciones y políticas a implementar. La promoción y puesta en marcha de políticas y prácticas más respetuosas con el entorno requiere enfrentar de manera estratégica dos necesidades clave en el contexto ecuatoriano:

1. Necesidad de incrementar la información ambiental disponible para identificar los diferentes impactos ambientales que se producen a lo largo del ciclo de vida de los procesos y actividades. Los modelos de caracterización que han de ser aplicados para abordar la cuantificación de los impactos generados en la salud humana, calidad del ecosistema y agotamiento de recursos, requieren el conocimiento previo de los balances de materia y energía asociados a los diferentes procesos y actividades, así como la adaptación de dichos modelos de caracterización al contexto ecuatoriano, para una adecuada evaluación de las categorías de impacto de ámbito local.

2. Necesidad de capacitación científica en el área de Análisis de Ciclo de Vida (ACV), que requiere la consolidación una red de profesionales ecuatorianos en el área.

En este sentido, la creación de una Red Ecuatoriana de Ciclo de Vida persigue el impulso de la investigación que analice, con la mayor objetividad posible y la mejor información disponible, la sostenibilidad de proyectos y actuaciones, fortaleciendo las capacidades de los profesionales e investigadores y fomentando el vínculo y las acciones de soporte entre los diferentes actores. En paralelo con la creación de la Red, se plantea la puesta en marcha de una plataforma abierta, que permita garantizar el libre acceso al conocimiento y la difusión de los trabajos desarrollados, en consonancia con lo establecido en el artículo 387 de la Constitución de la República del Ecuador: "Será responsabilidad del Estado: 1) Facilitar e impulsar la incorporación a la sociedad del conocimiento para alcanzar los objetivos del régimen de desarrollo; 2) Promover la generación y producción de conocimiento, fomentar la investigación científica y tecnológica, potenciar los saberes ancestrales para así contribuir a la realización del Buen Vivir, al sumak kawsay; 3) Asegurar la difusión y el acceso a los descubrimientos científicos y tecnológicos, el usufructo de sus conocimientos y hallazgos en el marco de lo establecido en la Constitución y la Ley.

De cara al alineamiento de la Red con las principales iniciativas a nivel internacional, cabe mencionar que se ha establecido contacto con los actores relevantes: la Iniciativa de Ciclo de Vida puesta en marcha conjuntamente por el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEP) y la Sociedad de Química y Toxicología Ambiental (SETAC), la Red Iberoamericana de Ciclo de Vida y la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Huella de Carbono.


 

CONTACTO

Para mayor información, puede contactarse con:

Dra. Beatriz Rivela - beatriz.rivela@iner.gob.ec

Av. 6 de diciembre N33-32 e Ignacio Bossano Edf. Torre Bossano, 2do. Piso.